ASÍ FUE EL PROCESO DE FILMACIÓN EN ‘LA SOCIEDAD DE LA NIEVE’

Basada en el libro homónimo de Pablo Vierci, ‘La sociedad de la Nieve’ cuenta la historia de los supervivientes de la ‘Tragedia de los Andes’. Dirigida por Juan Antonio Bayona, se trata de  una película dramática que narra el accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya en 1972, que dejó aislados a más de una docena de pasajeros en medio de la cordillera durante 72 días. La cinta contó con un presupuesto de 60 millones de euros; gran parte de esta suma se destinó al proceso de producción y filmación, pues el director quería retratar de la forma más realista posible la historia de los sobrevivientes ¿Cómo fue el proceso que el equipo de producción y dirección siguió para lograr este objetivo? Bayona y compañía han compartido su experiencia dentro y fuera del set.

Existen tres procesos claves dentro de la filmación que te ayudarán a comprender la magnitud del proyecto: la filmación y montaje de los paisajes andinos, la grabación del accidente y finalmente, la creación de los fuselajes utilizados en la película.

Para la filmación y montaje de Los Andes, Laura Pedro (directora de efectos especiales) comentó: «Desde el inicio del proyecto teníamos todos claro que queríamos contar esta historia de la manera más realista posible y para ello era imprescindible viajar a Los Andes y capturar todos los fondos reales». Para lograrlo sin exponerse tanto tiempo al clima inhóspito del ‘Valle de las Lágrimas’ (lugar exacto del accidente), su equipo decidió crear una aplicación In the unreal environment, cuya base fue generada con mapas satelitales, esto le permitió a Bayona planificar todo el rodaje. Dicha aplicación permitía moverse de forma digital por Los Andes con una cámara igual a la que se utilizaría durante el rodaje, además de poder modificar ópticas, horas de luz y días de rodaje.

En palabras de su creadora: «Una vez que llegamos al Valle, sabíamos exactamente las horas que se necesitaban de luz y gracias a toda esta previsualización se pudo obtener el material necesario con ayuda de fotografías, con la cámara de cine, con drones y hasta con un helicóptero, esto nos permitió mezclar este material recabado con el lugar de filmación: Sierra Nevada«. Es decir, todos los fondos que se muestran en la película están modificados digitalmente, ya que la filmación se realizó en España pero los paisajes obtenidos en Los Andes fueron montados en post-producción, por tanto, las montañas mostradas en el producto final corresponden a la Cordillera Andina.

El segundo proceso crucial de la cinta comenzó con una previsualización de todo el accidente para que pudieran  saber qué querían contar y cómo querían contarlo. Finalmente el equipo de producción llegó a la conclusión de que la mejor manera de filmar el accidente era fabricando tres sets.

El primero fue un avión entero construido sobre una plataforma que iba a permitir tener unas turbulencias iniciales.

El segundo recreaba un tercio del fuselaje el cual se colocó encima de un gimbal, esto con la intención de tener todos los movimientos e inclinaciones reales. En este punto los trabajos con cables tuvieron muchísima importancia en la grabación, por medio de ellos salían disparados los asientos y pasajeros, recreando de forma fidedigna lo ocurrido en la tragedia. 

El tercer set constaba de una pared del avión con cinco filas de asientos a ras de suelo, para poder filmar los detalles del momento más fuerte del impacto.

Una vez resuelto el rodaje del accidente, el siguiente reto al que se enfrentaron fue: la construcción de la aeronave Fairchild FH-227D. El diseñador de producción Alain Bainée llegó a la conclusión de que era necesario construir tres fuselajes distintos para diferentes propósitos.

El primero se encontraba situado en la Laguna de las Yeguas (a 2800 metros sobre el nivel del mar) que es donde se rodaron todas las tomas donde era necesario que los actores tocaran nieve real y sintieran el frío exterior.

El segundo se encontraba en un estudio temporal que se construyó en un estacionamiento cerca de Sierra Nevada. Contaba con pantallas profesionales donde se proyectaba todo lo que se había filmado en Los Andes. En este estudio se rodaron todas las tomas interiores, sobre todo cuando el clima no permitía subir a la laguna.

Finalmente, el tercer fuselaje se encontraba en el backlot del estudio, que era un conjunto de 100 metros por 100 metros, donde replicaron la cuesta de la montaña. Para lograr bajar el avión y cubrirlo de nieve se contó con un ascensor de unos cinco o seis metros de profundidad.

En más de una ocasión el director ha hablado de las negativas que tuvo que enfrentar para conseguir el presupuesto necesario para una producción de esta magnitud. No obstante, Bayona se ha mostrado satisfecho con el resultado, ya que todo este trabajo detrás de escenas tuvo como finalidad intentar conseguir el mayor realismo posible, donde las imágenes se parecieran lo máximo posible a las experiencias narradas por los 16 sobrevivientes.

¿Ya tuviste la oportunidad de ver ‘La sociedad de la Nieve’? ¿Te diste cuenta que los fondos fueron montados digitalmente? ¿La película te transmitió todo lo que su director esperaba lograr? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio