ASÍ RECREÓ CHRISTOPHER NOLAN LA BOMBA ATÓMICA PARA OPPENHEIMER

El domingo 16 de julio se conmemoró el aniversario 78 de la Prueba Trinity, fecha en la que se detonó la primera bomba atómica. El equipo de Nolan detalla cómo lograron filmar esta escena sin necesidad de usar efectos especiales.

En Oppenheimer, Christopher Nolan recreó con un realismo impresionante la explosión de la primera bomba atómica en Nuevo México. “Desde el principio supe que la prueba Trinity iba a ser una de las cosas más importantes que debíamos resolver”, explicó Nolan en las notas de producción de la película.

Contrario a los rumores que circulaban en Internet, Nolan no detonó una bomba atómica real, en su lugar, Nolan y el director de fotografía Hoyte van Hoytema trabajaron con los supervisores de efectos especiales Scott Fisher y Andrew Jackson (ganadores del Óscar por Interstellar y Tenet, respectivamente) para producir la versión cinematográfica de la explosión atómica.

Fue esta la razón por la que le pidió a su equipo que idearan la manera de recrear este momento histórico, pero sin apoyo de efectos generados por computadora (CGI). “Ese era el reto. Encontrar lo que podría llamarse métodos analógicos para producir efectos que evocaran la amenaza, el asombro y la terrible belleza de la prueba Trinity”.

Jackson y Fisher comenzaron a realizar experimentos, entre los que se encontraban pruebas aplastando pelotas de ping pong, tirando pintura contra una pared, inventando soluciones luminosas de magnesio, y otras más, las cuales filmaban con pequeñas cámaras digitales en primeros planos súper cercanos a distintas velocidades de cuadro. Luego se los mostraban a Nolan y él decía: ‘Sí, esa es la idea correcta. Ahora hay que averiguar cómo filmarlo en gran formato con cámaras IMAX®’”. 

Para ello fue necesario desarrollar un lente de sonda larga ojo de pez que pudiera acoplarse a las cámaras IMAX® y Panavision®. El modo en que se crearon las imágenes de la explosión atómica para la película sigue siendo un absoluto secreto, pero está claro que su realización fue un Proyecto Manhattan en sí mismo, además de ser bastante divertido: “Toda su unidad era un gran proyecto científico”, dice van Hoytema. “Me daba mucha envidia que pudieran jugar tanto con todo ese tipo de cosas”.

Algunas de las técnicas utilizadas por el equipo de efectos especiales de Nolan para producir el espectáculo de la fisión nuclear también se utilizaron para ayudar a crear las escenas que retratan el mundo interior de Oppenheimer. Una vez más, Nolan dio prioridad a los efectos prácticos y evitó el CGI. 

“La lógica indica que los gráficos por computadora son la forma obvia de hacerlo, pero no me parecía que fuéramos a conseguir algo que se sintiera personal y único para el personaje de Oppenheimer. Conseguimos generar esta increíble biblioteca de imágenes idiosincráticas, personales, aterradoras y hermosas para representar el proceso de pensamiento de alguien que está a la vanguardia del cambio de paradigma de la física newtoniana a la mecánica cuántica, que está observando la materia opaca y ve la extraordinaria vibración de la energía que está dentro de todas las cosas, cómo podría ser liberada, y lo que podría traer aunado”, explicó Nolan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio